¿Cómo mejorar una página web que ya tiene un tiempo?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 votes, average: 5,00 out of 5)

Hemos visto que ya son muchos los clientes que nos consultan por dónde empezar a mejorar una página web que ya lleva un tiempo funcionando.

Nosotros, que disfrutamos tratando cada caso como único, siempre contestamos lo mismo: DEPENDE.

Así que he decidido crear este post para ver si así puedo ayudaros a encaminar un poco vuestras dudas.

Todo depende como siempre de los recursos que quieras invertir. Si vas a invertir mucho mejor hazlo todo de golpe, pero si esperas sacar beneficios para seguir invirtiendo, lo mejor es que analices bien tu tráfico.

Analizar el tráfico de la web

Actualmente es muy fácil saber por dónde llega el tráfico a tu web: a través de redes sociales, orgánico, referencias (enlaces..) o directo, si viene la mayor parte por ordenadores o tablets o smartphones, la ubicación geográfica…

Esta información va a poder darte muchas ideas sobre por dónde puede interesarte empezar a trabajar a la hora de mejorar tu web y optimizarla priorizando y pensando en aquellos procesos que observas que van a resultarte más rentables. Bien porque detectes que una fuente de tráfico no te está funcionando tanto como quisieras o bien porque precisamente es la fuente que más tráfico te genera y por eso prefieras sacarle todavía más partido.

Cuando el tráfico es orgánico

Empecemos por ejemplo por el tráfico orgánico. Supongamos que ya tienes la web, y que tienes usuarios que llegan (no hace falta que sean muchos, pero alguno). Desde Webmaster Tools puedes saber qué keywords están activando tu web en resultados y a qué url van cuando éstos se activan.

Lo primero que hay que hacer es analizar la url que más impresiones haya tenido y preguntarte qué puedes hacer para conseguir más clics, ese va a ser nuestro objetivo. Para hacerlo es tan simple como buscarte en Google, y fijarte ya de paso en quién aparece por encima de ti. Ahí entramos en el título y la descripción de la página en cuestión, que para mí son de las cosas más importantes, no por poner las keywords y hacer SEO con ellos, sino porque el título y la descripción serán lo que haga que tu página destaque frente al resto. Llegados a este punto, son las herramientas de las que dispones para conseguir el clic del usuario, que decida entrar en tu página, y al tener más clics su SERP subirá sin dudarlo.

Para ello, vamos a analizar qué hace la competencia que está posicionada por encima de nosotros y después modificaremos tanto el título como la descripción para que sean un buen reclamo. Tenemos que conseguir que el usuario se interese, ya sea por curiosidad o bien por que le damos exactamente lo que está buscando, o porque destacamos ante el resto por el contenido. Sea como sea, de nada sirve cuidar la velocidad de la web y demás temas técnicos si luego no cuidamos estos aspectos, ya que aparecer apareceremos, pero si la gente no hace clic, no entra porque no le interesa, la web irá bajando en posiciones porque Google no lo considerará un buen resultado de búsqueda de entre los que está ofreciendo.

Ejemplo práctico
Supongamos que apareces en primera página cuando se busca “comprar ventilador de techo” y Google, al margen de adwords, nos da estos resultados orgánicos:

cómo mejorar una web

Aquí hay varias cositas:
1.- Textos que no caben en la descripción (quizá la parte más interesante se encuentra donde no se ve… ¿?)
2.- Títulos sin reclamo
3.- Descripciones sin reclamo

Recordamos que para que en Google se vea todo el texto el título puede tener un máximo de 57 caracteres y la descripción ha de tener un máximo de 153 caracteres, y siempre lo mejor es revisarlo personalmente, a ver cómo se ve finalmente en Google. Este post sobre la importancia de los títulos puede aportaros consejos y resultaros de ayuda a la hora de elaborarlos.

¿Cuál de estos resultados creéis que sería el que más clics se va a llevar?

Una vez tenemos esto claro, lo que hay que revisar es si en la página donde llega el usuario tenemos la información que él demandaba, a veces se activan resultados que poco tienen que ver con el contenido de tu web… ¿Pero hay la posibilidad de que modificando la página de destino podamos dar a los usuarios eso que buscan? Ya que tenemos el tráfico, ¿por qué no aprovecharlo?

Para ello hay un sinfín de herramientas que te medirán lo que hacen los usuarios, desde mapas de calor avanzados hasta el simple Google analytics, que te dirá hacia dónde van cuando llegan. No voy a entrar en qué herramienta es la mejor, muchas tienen versiones gratuitas o de prueba, y al final debes optar por la que a ti más te guste o la que se adapte mejor a lo que tú necesitas y estás buscando.

Con esto ya tenemos a más usuarios llegando a una de nuestras páginas internas y convirtiendo mejor que antes, ahora solo falta hacer lo mismo con el resto de páginas.

Cuando el tráfico proviene de redes sociales

Puede que tu web esté estupendamente posicionada en Google pero, sin embargo, estés obteniendo poco tráfico a través de tus redes sociales. Aquí sería interesante analizar si el motivo recae en que tienes pocos seguidores y debes tomar medidas para tener más o si, por ejemplo, los seguidores que tienes realmente son fans interesados por tu negocio o no. No sería muy lógico que tengas 2.500 seguidores en tu página de Facebook y sin embargo ninguno o muy pocos estén interactuando con tus publicaciones, sin comentarlas, compartirlas o darle a “me gusta”, consiguiendo un alcance muy bajo de las mismas. En este caso habría que valorar si, como decíamos, los seguidores que tienes no son fans reales de tu página y deberías segmentar mejor el perfil en una nueva búsqueda de seguidores, o si el contenido que estás publicando carece de enganche emocional o de cierto interés y relevancia para ellos.

También es importante valorar si estás cuidando tu presencia en las redes sociales. Tener seguidores que una vez le dieron a seguir tu página o perfil no es sinónimo de que por cuenta propia vayan a dirigirse semanalmente a visitar tu web. Es importante que publiques contenidos con cierta regularidad para que te vayan viendo y te tengan presente, para que recuerden que estás ahí. Y si además el contenido lo merece, que sea un motivo para acudir a tu web ahora.

Pero puede que tú ahora mismo estés pensando que eso ya lo haces y que, además, te funciona. Que ya tienes 5.200 seguidores en Facebook, publicas contenido semanalmente y que tu tráfico a través de redes sociales es más que satisfactorio. Pues bien, en este caso lo primero que quiero hacer es felicitarte, seguro que no ha sido tarea fácil y debes alegrarte y saborearlo. Y, en este caso, lo único que me quedaría por preguntarte es, ¿qué pasaría si en lugar de 5.200 seguidores tuvieras 7.800?

Cuando el tráfico llega desde dispositivos móviles

Hemos hablado antes de que también podemos saber si los usuarios llegan a nuestra web a través del móvil o del ordenador.

Hace un tiempo por ejemplo nadie compraba por internet con el teléfono, pero actualmente el porcentaje de búsquedas y compras está invertido, pocos son los usuarios que por ocio buscan cosas delante de un pc y son muchos los que utilizan la segunda pantalla (mientras ven la tv usan el móvil o tablet) para navegar y comprar.

Según esto tendremos que variar nuestra visión de enfoque a la hora de mirar y analizar nuestra web, ya que puede darse el caso, por ejemplo si tenemos un e-commerce, de que tengamos más ventas desde movil que desde pc. Y ya no digo ventas, sino más visitas, y que no se estén convirtiendo en ventas por algún motivo. En este caso habría que analizar si la versión móvil funciona correctamente, que no tengamos un pop-up que nos tape un botón, o que el “cerrar” de las cookies sea demasiado pequeño… Hay mil factores que pueden estar afectando e influyendo en la usabilidad.

Vivimos en una sociedad en la que muchas personas tienen prisa y en la que factores como la rapidez, la facilidad y la comodidad son fundamentales para ellas. No podemos jugar con la paciencia de nuestros clientes, y menos aún cuando de ello dependen los beneficios de nuestro negocio. Y todavía menos aún cuando no somos la única web de internet donde pueden conseguir aquello que buscan. Y todavía mucho menos aún cuando queremos ser su web de referencia, fidelizarlos y que vuelvan.

Por eso os invito a que no solo comprobéis que no existe ningún impedimento a la hora de navegar por vuestra web en la versión móvil y que se puede realizar un proceso de compra correctamente, sino que os animo a que lo probéis también con otras webs de vuestra competencia. Quizá descubráis que hacerlo con ellas es más cómodo y práctico, que los procesos están más optimizados y requieren de menos clics para llegar al objetivo con lo que se consigue más rápido, etc.

click

Al margen de analizar de dónde proviene el tráfico que llega a tu web para valorar posibles opciones de mejora, desde Explotación Web podemos recomendarte también otras estrategias que quizá no te hayas planteado y no estés utilizando. Por ejemplo, en este blog hemos hablado del remarketing y del e-mail marketing, que ofrecen muchas posibilidades y pueden resultar muy rentables.

Como veis un negocio web siempre es mejorable, el límite de hasta dónde queréis llegar lo ponéis vosotros o vuestros recursos, y no solo me refiero a dinero, también a tiempo, conocimientos, … Pero el límite nunca debería ser la falta de ideas para seguir mejorando. Y si eso os ocurre, para eso estamos nosotros, para ofreceros asesoramiento gratuito y sin compromiso. Si necesitáis nuestra ayuda solo tenéis que contactarnos a través de nuestro teléfono o correo electrónico, o bien mediante nuestro formulario de contacto.

Un saludo y muchos éxitos! 😉

Pide tu informe de seo gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *